domingo, 11 de enero de 2015

Dolor



Despertó tirado en el suelo de la habitación. Abrió los ojos confuso, desorientado. Notó el frío suelo en su mejilla y un intenso sabor agrio en la boca. Trató de incorporarse y escupió restos de vómito y bilis. Le dolía el hombro derecho y lo frotó mientras observaba que el baúl se había desplazado unos centímetros. Un inusual y punzante dolor en su pecho le preocupó, pero afortunadamente fue remitiendo en pocos segundos. Algo mareado todavía, se puso en pie y comenzó a caminar con pasos vacilantes. Por segunda vez no vio la piedra.

5 comentarios:

  1. Muy bueno Pascual, creo que también podías haberlo titulado "el único animal", ;) jejeje

    ResponderEliminar
  2. Lo pensé, Marusela, pero no quería dar ni una sola pista hasta el final. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. No, si no lo decía como sugerencia, sino siguiendo el juego de palabras. Gracias a ti.

    ResponderEliminar
  4. Impresionante, conciso, visual y tremendo final.

    ResponderEliminar