domingo, 26 de octubre de 2014

La visita medica



Anselmo llegó a primera hora al centro médico de su barriada, al ver que en toda la sala solo quedaba un asiento libre, consultó el papelilo donde tenía anotada la fecha y la hora. Quedó plantado hasta que escuchó su nombre por un altavoz. Una vez cerrada la puerta de la consulta, el médico se interesó:

—¿Que tiene?

—Me he quedado sin Omoprazol, también me haría falta una caja de paracetamol efervescente, de un gramo, y ALMAX, una caja, y otra de aspirinas y también Relaxan, duermo fatal, no pego ojo por las noches…

—Siéntese, si quiere.

—Tengo prisa, dígame a cuanto sube.

—Pues… exactamente, cuatro euros con veinticinco.

—Pues añada una cajita de parecetamol, de 650. En pastilla.


2 comentarios: